Páginas vistas en total

miércoles, 20 de septiembre de 2017

LA MAGIA DEL LENGUAJE




Rayuela: Capítulo 68

[Fragmento - Texto completo.]

Julio Cortázar

Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente sus orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, la esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpasmo en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, perlinos y márulos. Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias.

FIN

* Este fragmento es el capítulo 68 de la novela Rayuela, de Julio Cortázar.




 EL LENGUAJE HECHO CARNE













LAS 20 POSICIONES SEXUALES MÁS SALVAJES


GALERÍA DE IMÁGENES


 01
 02
03
 04
05
 06
07
08
09
 010
 011
 012
 013
 014
 015
 016
 017
018
 019
020
 
EL LENGUAJE DE LOS CUERPOS EN GAMA DE GRISES


















LA DANZA ERÓTICA DE LAS SILUETAS 











Editor: Pedro Taracena Gil