Páginas vistas en total

jueves, 30 de mayo de 2019

ENSAYO SOBRE "LA ILEGITIMIDAD DE LA MONARQUÍA ESPAÑOLA" SOLAMENTE UNOS POCOS PERIODISTAS FRANCOTIRADORES DE LA VERDAD CUESTIONAMOS EL RÉGIMEN DEL 78



MONARQUÍA DE ORIGEN DIVINO

Noción religioso-política según la cual el gobernante es la encarnación, la manifestación, el mediador o el representante de lo sagrado. A pesar de la Constitución aconfesional, el alianza trono altar y el maridaje Iglesia- Estado, es una realidad.



En algunas sociedades sin escritura, sus miembros consideran a los soberanos o jefes como herederos del poder mágico de la propia comunidad. El monarca puede ejercer ese poder en forma malévola o benévola, pero generalmente tiene la responsabilidad de influir en el clima y la fertilidad de la tierra para asegurar las cosechas y con ello la supervivencia. En otras sociedades, especialmente las de la antigua China, el Medio Oriente y América del Sur, se asociaba al monarca a un dios específico o bien era la divinidad misma; en Japón, Perú (entre los incas), Mesopotamia y el mundo grecorromano, se lo concebía como hijo de un dios. En cualquier caso, ya fuera que el gobernante encarnara su propio poder mágico o el de la comunidad, tenía por misión proteger a su gente de los enemigos y, en general, alimentar y cuidar a su pueblo. Según un tercer tipo de monarquía de origen divino, practicada en Europa, el monarca es el mediador o representante ejecutivo de un dios. En esta modalidad es la institución de la monarquía, más que la persona del gobernante, lo que simboliza lo sagrado.



«Majestad: por España, todo por España»

Don Juan cede sus derechos dinásticos a su hijo Juan Carlos I



Artículo 57
    1. La Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don  Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía histórica. La sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos.
    2. El Príncipe heredero, desde su nacimiento o desde que se produzca el hecho que origine el llamamiento, tendrá la dignidad de Príncipe de Asturias y los demás títulos vinculados tradicionalmente al sucesor de la Corona de España.
    3. Extinguidas todas las líneas llamadas en Derecho, las Cortes Generales proveerán a la sucesión en la Corona en la forma que más convenga a los intereses de España.
    4. Aquellas personas que teniendo derecho a la sucesión en el trono contrajeren matrimonio contra la expresa prohibición del Rey y de las Cortes Generales, quedarán excluidas en la sucesión a la Corona por sí y sus descendientes.
    5. Las abdicaciones y renuncias y cualquier duda de hecho o de derecho que ocurra en el orden de sucesión a la Corona se resolverán por una ley orgánica.

ABC
Madrid,14/05/1977. Don Juan de Borbón, Conde de Barcelona, en ceremonia celebrada en el Palacio de la Zarzuela, cede sus derechos dinásticos en favor de su hijo el Rey Don Juan Carlos I, en presencia de la Condesa de Barcelona y la Reina Doña Sofía. En la imagen. Don Juan se cuadra ante su hijo el Rey. A la izquierda el Rey Felipe VI, entonces Príncipe de Asturias, mira atentamente la escena.





ENSAYO SOBRE LA LEGITIMIDAD EN LA HISTORIA DE ESPAÑA
Artículo 57
1.       La Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía históricaLa sucesión en el trono seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a las posteriores; en la misma línea, el grado más próximo al más remoto; en el mismo grado, el varón a la mujer, y en el mismo sexo, la persona de más edad a la de menos

1.      La Constitución de la República Española de 1931 estableció la legitimidad, la legalidad y el Estado de Derecho, bajo esta fórmula: “España es una República democrática de trabajadores de toda clase, que se organiza en régimen de Libertad y de Justicia”.
2.     La República fue asaltada por la Oligarquía, el Ejército y la Iglesia; provocando una Guerra Civil. El generalísimo invicto de este enfrentamiento fratricida, basándose en su victoria, se creyó con la legitimidad de ser nombrado Caudillo de España, que lo fue por la Gracia de Dios. Pero su origen fue ilegítimo.
3.     Apoyado por la Iglesia implantó un régimen militarista, fascista, evidentemente dictatorial y confesional. Pero a todas luces ilegítimo, aunque los EEUU y el Vaticano, lejos de condenar el Genocidio, dieron los primeros pasos para legalizar, que no legitimar, el nuevo régimen.
4.     El Dictador murió habiendo dejado un legado donde de facto, España seguía siendo un reino y Franco, se hizo pasar por una especie de regente. Para ser coherente con este esperpento, creó el Consejo del Reino, quien administró la sede vacante, una vez fallecido El Caudillo.
5.     Es importante remarcar en qué momento de la Historia de España, se forjó o, mejor dicho, se urdió, la ilegitimidad de la monarquía española. El golpe de estado contra la República tenía un objetivo irrenunciable, traer la monarquía. El heredero de la dinastía borbónica, era Don Juan de Borbón, hijo del Rey Alfonso XIII. Pero el general Franco no sentía ninguna simpatía por el Conde de Barcelona. Buscó y encontró el subterfugio de instaurar, en lugar de restaurar, la monarquía en España. Pactaron una solución intermedia en la persona del hijo de Don Juan y nieto del rey exiliado, con motivo de la proclamación de la República. Don Juan Carlos de Borbón y Borbón.
6.     Coincidieron dos ilegitimidades, es decir, Juan Carlos no era el legítimo heredero, y tampoco Franco tenía la legitimidad para arrogarse la función de hacedor de reyes. Pero El Caudillo estableció en una especie de testamento: “La Sucesión a la Jefatura del Estado a título de Rey al denominado Príncipe de Asturias, Don Juan Carlos”.
7.     Una vez fallecido el general Franco, El Consejo de Regencia organizó con toda pompa y boato en Las Cortes, el juramento a los Principios de Movimiento Nacional y la coronación del nuevo rey, Don Juan Carlos I.
8.     El fallecimiento del Caudillo tuvo lugar el 20 de noviembre de 1975, y hasta el 6 de diciembre de 1978 no se promulgó la Constitución Española. En este momento es preciso traer aquí el texto que alude a esta aparente legitimidad, con carácter retroactivo: “La Corona de España es hereditaria en los sucesores de S. M. Don Juan Carlos I de Borbón, legítimo heredero de la dinastía histórica”.
9.     Esta legitimidad dinástica no se produjo hasta el 14 de mayo de 1977, cuando al margen de la Carta Magna, Don Juan de Borbón, cede la legitimidad de los derechos de sucesión a su hijo, en un acto privado en la más estricta intimidad familiar. Es preciso forzar mucho el texto del artículo 56, como para creerse que ahí se encuentra legitimidad alguna.
10.  La aparente legalidad que España ofrece al mundo desde 1936 hasta 1978, oculta una manifiesta y flagrante ilegitimidad. Habiendo burlado dos hechos históricos de difícil recomposición: El fraude que supuso el referéndum para la Reforma Política, metiendo de rondón la monarquía y que la misma Constitución dejara impune el Genocidio Franquista.

Una de las grandes virtudes de la llamada Transición, ha sido la farsa de confundir la legitimidad con la legalidad, y la legalidad con la justicia.
Esta perversión nos lleva a la conclusión de que en España se cometen crímenes soportados por las leyes, y la Justicia ni se inmuta.
¿Qué legitimidad asiste al Estado para encarcelar, procesar, juzgar y condenar a los secesionistas catalanes, habiendo dejado impune el Genocidio Franquista?



El catedrático en Derecho Constitucional Javier Pérez Royo

AJUSTAR CUENTAS CON LA MONARQUÍA





martes, 28 de mayo de 2019

SOBRE LA MALDAD HUMANA




Sobre la maldad humana





Compartido por


Desde nuestra muy temprana infancia hemos tenido decenas de figuras autoritarias a las cuales seguir, nos han acostumbrado a obedecer órdenes, acatar reglas y seguir conductas socialmente establecidas, la mayoría de las veces sin cuestionarnos el motivo o la sensatez de estas.

Pero ¿Hasta qué grado estamos dispuestos a seguir órdenes?

Genocidios han estremecido al mundo, injustas muertes de un sin numero de inocentes nos han conmovido, desde la inquisición española hasta asesinatos masivos por parte del estado, tales como la matanza del Salsipuedes en Uruguay, la matanza del 2 de Octubre en México o el Holocausto Nazi. Sin embargo estos hechos, nada serían sin los fieles seguidores que en su momento apoyaron a sus líderes: Ejércitos, simpatizantes, adeptos.

¿Se puede catalogar a estos acontecimientos como “Expresiones de la maldad humana”?

“Aquel que no conoce la historia está condenada a repetirla” ¿Quiere esto decir, que conociendo estos sucesos, estamos exentos de repetirlos?

La maldad humana

Con esto en mente Stanley Milgram, psicólogo estadounidense graduado de la universidad de Harvard, realizó un experimento sobre la obediencia a la autoridad, o la maldad en los humanos.

El fin de esta prueba era comprobar que tan dispuestas están las personas a obedecer, incluso cuando se tiene que traicionar a su propia conciencia personal, pero sobre todo, demostrar lo peligrosa que puede ser la abnegación ante la autoridad al grado de dañar a otra persona.

Se reclutaron a 40 hombres por medio de un anuncio en el periódico, mismos a quienes se les hizo creer que estarían ayudando a la realización de un experimento sobre la memoria y el aprendizaje.

En la prueba se les aseguró que se les iba a pagar por ir y que conservarían el pago “independientemente de lo que pasará después de su llegada”.

Más tarde se les presentó al “psicólogo encargado” y al sujeto participante, quienes eran actores.

Los reclutados fungirían como maestros, y los otros participantes como alumnos.

Milgram creó una máquina de electroshocks falsa con 30 interruptores. Cada interruptor marcado en incrementos de 15 voltios, comenzando en los 15 y terminando en los 450. Cada botón lo que realmente hacía era reproducir una grabación falsa de gritos de dolor.

Los “maestros” deberían de hacer preguntas a los “alumnos” quienes siempre responderían de manera incorrecta. Cada que esto sucedía, los maestros debían dar descargas eléctricas cada vez más fuertes a los alumnos.

Al administrar los choques eléctricos, los maestros podían escuchar los supuestos gritos de los alumnos en la otra habitación. A pesar de eso, los reclutados continuaban con las descargas, ya que el encargado del experimento así se los pedía.

Al llegar a los 75 voltios los maestros se estresaban ante los gritos de los alumnos, a los 135 voltios algunos de ellos paraban y cuestionaban a los encargados sobre el experimento. 25 de los 40 participantes, habrían matado al alumno si las descargas hubieran sido reales.

Antes del experimento, Milgram creía que solo entre el 1% y el 3% continuaría haciendo las descargas hasta el final, sin embargo fue el 65% de los participantes quienes continuaron con el experimento.

La obediencia a la autoridad

Los resultados mostraron que los humanos, ante alguna figura de autoridad, son capaces de cometer actos en contra de su propia naturaleza.

Estudios se han realizado desde entonces, todos demostrando que la mayoría de la gente está dispuesta a hacer a un lado sus principios con tal de obedecer a alguna autoridad y ser aceptados dentro de un circulo.

No es que seamos malos o buenos por naturaleza, es el hecho de lo que somos capaces de hacer ante la influencia de “un ser superior” mismo que nosotros catalogamos como tal.

“Habría que acabar con los uniformes que le dan autoridad a cualquiera… ¿Qué es un general desnudo?” Facundo Cabral.


lunes, 27 de mayo de 2019

EL CLAVO ENMOHECIDO


Dedicado a mi entrañable amigo, Carlos.



Recitado:

EL CLAVO ENMOHECIDO

No te des por vencido ni aun vencido – Almafuerte

“No te des por vencido, ni aun vencido” suele ser una de las frases célebres más citadas a la hora de dar ánimo o coraje.

La misma pertenece al poeta argentino Pedro Bonifacio Palacios, más conocido por el pseudónimo: Almafuerte, y es el primer verso del poema “¡Piu Avanti!”

Almafuerte es directo en sus mensajes, los cuales siempre están llenos de fuerza, valentía e independencia.


Almafuerte

(Argentina, 1917)

Si se quedaron con ganas de saber cómo prosigue, les dejo a continuación el poema completo:

¡Piu Avanti!
No te des por vencido, ni aun vencido,
no te sientas esclavo, ni aun esclavo;
trémulo de pavor, piénsate bravo,
y arremete feroz, ya mal herido.
Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;
no la cobarde intrepidez del pavo
que amaina su plumaje al menor ruido.
Procede como Dios que nunca llora;
o como Lucifer, que nunca reza;
o como el robledal, cuya grandeza
necesita del agua y no la implora…
Que muerda y vocifere vengadora,
ya rodando en el polvo, tu cabeza!

Y si todavía quieren seguir leyendo, por aquí encontrarán el poema anterior de la serie: ¡Avanti!

No puedo dejar de comentarles que, el hecho de haber vivido mi infancia en una calle de Burzaco llamada “Almafuerte” -en su homenaje- hace que le guarde un cariño especial a este poeta.

En algún otro post les comentaré sobre Guido y Spano, la calle de al lado.


sábado, 25 de mayo de 2019

TRES RELIGIONES FALSAS Y UN SOLO DIOS VERDADERO







Pedro Taracena Gil

La historia ha brindado siempre argumentos sobrados a los agnósticos, ateos o simplemente apóstatas, para renegar de sus creencias o para no creer en ningún dios. Es fácil contemplar cómo todas las religiones son la respuesta a la exigencia de trascendencia que brota de lo más profundo del hombre. Pero también, es demostrable que han sido las clases sacerdotales, quienes han prostituído la doctrina. Manipulando su contenido, creando el sentimiento de culpa en las conciencias. Matando el libre albedrío para discrepar y elegir en libertad. Las tres religiones monoteístas configuran gran parte de la civilización occidental y sobre todo de la vieja Europa. Los rabinos hebreos, los imanes musulmanes y los presbíteros cristianos, tienen un mismo denominador común. El ansia de poseer la voluntad de las conciencias para ejercer el poder. A la sombra de las sinagogas, iglesias y mezquitas, los sanedrines, sínodos y ayatolas, germinan las posturas radicales y los perfiles fanáticos. Donde se confunde lo religioso y lo político de forma interesada. Bajo apariencias democráticas, son teocracias despóticas y en no pocos casos sanguinarios.
Cuando los teólogos analizan los textos bíblicos y coránicos, inspiración de las tres religiones, cuyo dios sólo se diferencia en el nombre; Yahvé, Dios o Alá, descubren que los desmanes cometidos en su nombre, no tienen consistencia teológica. Pero en todos los casos, se atribuyen la docencia e infalibilidad, de ser padres y maestros de la doctrina revelada. Erigiéndose en magisterio auténtico para la grey.
Las guerras y conflictos cristiano-árabe-israelí, que en estos tiempos nos aterrorizan, son reivindicaciones religiosas encubiertas. Los gritos de guerra son inequívocos: ¡Que Dios bendiga a EEUU! ¡Alá es grande! ¡Israel es el pueblo elegido! Todos se matan en nombre de la misma divinidad. Son conscientes de que es la misma, puesto que creen en el monoteísmo y muchos patriarcas, profetas y reyes de las tres religiones, son comunes. Abrahán, Moisés, David y el propio arcángel Gabriel.
Ante esta puesta en escena perversa, los incrédulos y agnósticos, tienen más pruebas que nunca para dudar hasta de la misma existencia de Dios. Los tres montajes religiosos, hechos bajo la sombra de la misma Trinidad y al servicio de los poderosos, han ejerciendo el poder manipulando las conciencias fanatizadas por ellos mismos.
Cuando el papa pío XII declaraba que, “El gran pecado del siglo XX es que se había perdido la conciencia del pecado”, tenía su razón. Desaparecido el sentido de culpa, cesa la manipulación de los intermediarios de Dios, utilizando las cátedras, los púlpitos y los confesionarios. El negocio de la salvación de los hombres debía cambiar de estrategia, porque ya hay muchos países que se han librado, al menos en parte, de la influencia real de la clase sacerdotal. Sólo han quedado para mantener el rito como costumbre social. Pero desgraciadamente, hay otros pueblos como Israel, Irán y el propio Vaticano, por poner ejemplos del monoteísmo, casi siempre interesado, fanático e intolerante. Donde el poder militar y político se funden con reivindicaciones religiosas al servicio de la intolerancia y la insolidaridad.
Pues ante las barbaridades que están llevando a cabo en no pocas partes del mundo, ninguna sede religiosa de popes, patriarcas, obispos, arzobispos, ayatolas, imanes, rabinos, presbíteros, levitas y pastores, han condenado los crímenes fratricidas y las conductas caínicas. En todos los casos son los más cercanos al altar los que avivan las matanzas de los abeles. En Israel, los hebreos ortodoxos. En EEUU los cristianos conservadores y puritanos.  Y en el mundo musulmán los fanáticos suicidas. Tres vertientes del mismo radicalismo y los tres de inspiración divina. Los unos ganan el cielo, los otros la tierra prometida porque son el pueblo elegido y los terceros desean imponer su civilización cristiana al resto del mundo. Si después de una reflexión sobre este triángulo de encrucijada religiosa inspiradas por la misma deidad, alguien cree en Dios es porque necesita reinventarlo. Mientras, los seguidores de Mahoma, de Cristo y de los Hijos de Israel, avivan la llama del odio, Abel sigue siendo asesinado por Caín. El eje del mal está muy bien definido...  De cuya malicia no se escapan los capos y sus cómplices, todos ellos muy entregados a salvar la humanidad... España lidera la Europa heredera del Concilio de Trento. Ha perpetuado de hecho el maridaje Iglesia Estado y la alianza trono-altar. El nacionalcatolicismo implantado por el Caudillo de España el 18 de julio de 1936, que lo fue por la Gracia de Dios, invade las leyes, la educación y la política. En España reina el cinismo más absoluto, cuando vemos la paja en el ojo ajeno y no vemos la viga en el nuestro…



VÍDEO:

viernes, 24 de mayo de 2019

EL REY TÍTERE


Por Pedro Taracena Gil

[​IMG]


Es evidente que el discurso del rey, es el discurso de Rajoy, de La Casta, del bipartidismo PPSOE, del olvido de la Memoria Histórica, de la rancia oligarquía franquista. Es una pieza oratoria digna de la ESPAÑA UNA GRANDE Y LIBRE.

Es un discurso para intentar engañar al pueblo. Un mensaje que olvida la podredumbre no solamente generalizada sino sistémica. Una especie de homilía predicando las bondades del pueblo español. Un mitin para apuntalar el Régimen del 78. Un texto escrito por los aduladores de la monarquía.

El Heraldo Real, una vez alabado las ya conocidas virtudes de los Pueblos de España, no debería haber omitiendo la corrupción, los crímenes legales de Europa y de España. Políticas que han causado males irremediables contra los refugiados, los dependientes, los inmigrantes, los desahuciados, los jóvenes exiliados, los enfermos, los hambrientos, los niños y mayores que padecen la pobreza energética y sin olvidar la diáspora de nuestros científicos.

Los medios de comunicación loarán las palabras reales llenas de omisiones. Son los “biempagados" de la copla. Sin tardar ocuparán su lugar en los platós de televisión y en los estudios de radio, para divulgar la propaganda que emana de las redacciones de los periódicos. Son las Musas del PP, los Voceros del Régimen del 78 y los Boceras del Reino, quienes crean y divulgan el NODO de la eterna Transición. 

Solamente el pueblo llano es víctima de este “contubernio real”. Los políticos de la Gran Coalición saben que no todos los ciudadanos se nutren de su propaganda constitucionalista a través de los canales oficiales. Hoy las Redes Sociales estamos en pie de guerra contra los tres poderes corruptos del Estado. También hemos desenmascarado a los impostores del periodismo, que se refugian en las trincheras de los platós de TV y en las barricadas de los estudios de las emisoras de radio.

Felipe VI ha resultado ser más títere y marioneta que su augusto padre. Cualquier observador extranjero o nacional no logrará identificar en el contenido de su mensaje navideño, al pueblo español del siglo XXI.

La Constitución Española le otorga el rol de árbitro. “Arbitra y modera” dice el artículo 56. En este caso, el Rey de España ha leído un mensaje "copia y pega" del Gobierno. Pero este magno personaje que ciñe sus sienes con la pesada corona franquista, ¿Qué piensa de los vasallos de su pueblo? ¿Ha preguntado a la reina consorte, qué piensan los plebeyos de su Rey? Los españoles podemos ser de todo, menos tontos…


jueves, 23 de mayo de 2019

EL ÁNGEL CAÍDO Y EL DAVID DE MIGUEL ÁNGEL



POWER POINT:


EL OCTÓGONO DIABÓLICO

Por Pedro Taracena Gil

En una de mis visitas al Museo de La Academia de Florencia, una guía con marcada sensibilidad platónica, a la hora de contemplar los cautivos y el David de Miguel Ángel, me sorprendió cuando explicaba que Buonarroti contemplaba sus esculturas, desde ocho planos diferentes. Como fotógrafo no acababa de encontrar esta lógica en el universo fotográfico. Tanto elucubré que me salí por la tangente, y pensé que el gran maestro, para llevar la contraria a la Iglesia, desechaba el siete bíblico por el ocho renacentista. Hoy he tenido la oportunidad de hacer un ensayo de esta presunta teoría de Miguel Ángel. En uno de mis paseos por El Buen Retiro de Madrid, visité como no podía faltar, la plaza donde se erige de Ricardo Bellver, El Ángel Caído. Por primera vez me di cuenta que la peana que sustenta al diablo, era octogonal. Geométricamente una pirámide truncada. Y en su base, cada una de las ocho caras disponía de una máscara con los atributos de Lucifer. Ocho caretas aparentemente diferentes, con serpientes lagartos y seres repugnantes. Tomando el perímetro del monumento como una circunferencia, siempre equidistante al eje del pedestal de la estatua, y situado enfrente de esos rostros monstruosos, enfoqué un plano angular del demonio, marcando virtualmente ocho radios iguales. De esta forma conseguí ocho vistas de esta imagen. Con el sol situado a la misma hora, el resultado fue de ocho enfoques que nos daba una idea completa a 360º. Seguidamente realicé otras ocho tomas desde las mismas posiciones, pero esta vez con un teleobjetivo de aproximación. De forma que el ángel saliera con su rostro y parte de su cuerpo en un primer plano. Con estas ocho fotos he obtenido ocho ángulos de visión contemplando todo el poder asimétrico que tiene la reproducción diabólica. No conforme con estas dos vueltas, llevé a cabo una tercera enfocando, uno por uno los rostros que me habían servido de punto de referencia en las tomas anteriores. Ahora tengo que examinar la riqueza de matices que tienen los ocho seres horrendos, que nunca yo había mirado cara a cara. Esta experiencia es una oportunidad para descubrir la utilización del número ocho por dos escultores separados por casi cuatro siglos. ¿Casualidad? ¿Recurso arquitectónico? ¿Solución escultórica? ¿Dominio de la estética? ¿Libertad creativa? No lo sé, seguiremos indagando. No obstante, mi iniciativa personal reclama una novena opción. Es una fantasía, ilusión u osadía, pero sueño encontrar en ese lugar, en la plaza del Ángel Caído, un camión grúa que desafiando cualquier norma de seguridad y del Ayuntamiento de Madrid, me alojara en su cubil y pudiera hacer tomas por encima del cabello al viento del rey de los infiernos. Me sentiría como el mismo Dios. Viviría una experiencia que rebasaría la satisfacción del fotógrafo; Mirándome a los ojos, manteniéndome la mirada como si de Dios verdadero se tratara, y todavía me seguiría gritando aquello de: ¡NON SERVIAM!

LAS OCHO TOMAS

Fotos: Pedro Taracena Gil




























EL  ÁNGEL CAÍDO

Por Pedro Taracena Gil

En la Biblia, es decir en las Sagradas Escrituras, no se narra literalmente la historia del Ángel Caído. No obstante, una deducción teológica de la Iglesia, así como la tradición desde los primeros Santos Padres, la rebelión de Luzbel o Lucifer contra Dios, ha quedado definida en una doctrina llena de verosimilitud. Esta historia se la he contado a mi hijo en forma de cuento, desde que era muy pequeño.  No es nada normal que un padre del siglo XX trate este tipo de temas con su hijo.  Pero todo sucedió cuando él mismo era testigo de la infinidad de veces que su padre era capaz de fotografiar la escultura del Ángel Caído del escultor Ricardo Bellver, situada en el madrileño parque del Buen Retiro. Sus interrogantes me hicieron recordar que: “Érase una ve que Dios, uno y trino, es decir que, siendo un solo Dios, tenía tres personas distintas y cada una de ellas seguían siendo Dios. El Dios Padre, el Dios Hijo y del amor de ambos engendraba el Dios Espíritu Santo.  Pues este ser infinito, creó el mundo en seis días y después se tomó un descanso.
Estas cosas de los dioses no son fáciles de entender a los humanos, pero sigamos con el cuento. Al mismo tiempo, también creó a los ángeles. Eran espíritus puros y muy inteligentes que estaban al servicio de Dios. Formaban tres ejércitos celestiales jerarquizados y subdivididos en tres coros. La primera jerarquía: Serafines, querubines y tronos; la segunda, dominaciones, virtudes y potestades; la tercera, principados, arcángeles y ángeles A cada categoría le estaba encomendada una misión. Llegado el momento, Dios llamó a su presencia a Luzbel, el más bello e inteligente de los ángeles. Entonces, Dios le dijo: En la consumación de los tiempos, Nos, la Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Divino), Hemos decidido que el Hijo se encarne en una mujer cuando el espíritu la cubra con su sombra y sin dejar de ser Dios, será verdadero hombre.  El Hombre Dios. Y como tal, tú y toda la Corte Celestial deberá servirle y adorarle. Entonces, Luzbel, el más bello de todos los espíritus angélicos creados por Dios, se reveló contra Dios y en un acto de soberbia exclamó: ¡Non serviam! Según los teólogos, los ángeles hablaban en latín y en español quiere decir, no le serviré.                                                        
Junto a Luzbel parte de las divisiones celestiales tomaron como líder al ángel rebelde. La contestación fue contundente: Como Justicia Suprema, respondió Dios: Considero a Luzbel y a sus seguidores como enemigos de Dios y arderán eternamente en las llamas del infierno. Desde entonces inducen a los hombres a la rebeldía y la desobediencia. A Eva, la primera mujer tentada por el ángel rebelde o Ángel Caído, en el Paraíso Terrenal, se le presentó bajo la figura de una serpiente.  A Luzbel se le conocería en adelante bajo varias denominaciones: Lucifer, Demonio, Diablo, Maligno, entre otros apelativos despectivos. Desde entonces aquí está El Ángel Caído, libre y feliz de haber decidido su destino. Cuentan los viejos libros de la Cuesta de Moyano, que cuando hay luna llena, ilumina su figura en recuerdo de su primitivo nombre, Luz Bella”. Hasta aquí el cuento que mi hijo me pedía que se lo contara una y otra vez. Quizás le llamaba la atención la expresión de belleza que presentaba, en comparación con las imágenes del diablo más al uso. Orejas, cuernos, rabo, uñas de rapiña y sobre todo alas en forma de vampiro o murciélago. Más que un ángel, era una bestia alada. No obstante, como todos los cuentos han de tener su moraleja, la interpretación que yo hice ante mi hijo de esta historia, fue un tanto herética y falta de todo rigor teológico.  El Ángel Caído, no es condenado por soberbio, sino por rebelde. Es el símbolo de la adolescencia y de la juventud. Cuando el niño va descubriendo el mundo, se rebela contra él y hace de su vida el estandarte de la libertad. Es verdad que esta moraleja, sin la complicidad de la escultura de Bellver, habría sido imposible. Este joven alado, me hace volar con la imaginación a otro joven desnudo también, pero con una honda entre sus manos. Me evoca la colosal escultura del David de Miguel Ángel Buonarrotti, representado como un niño, en lugar del longevo rey de los salmos. Esculpido sobre una pieza de mármol de Carrara se trata de “un adolescente victorioso sobre la tiranía y la fuerza del opresor”. En este caso, Goliat.
Esta estatua de David de 5.35 metros de altura y 500 años de antigüedad, se conserva en la Galería de la Academia de Florencia, traspasa el tiempo y el espacio y hoy es el símbolo de “la defensa de las libertades republicanas de la ciudad y sus habitantes contra la tiranía medicea. De los Médicis”. Ambas esculturas, El Ángel Caído de Bellver y el David de Miguel Ángel, presentan una característica común. Provocan con su libertad la hipocresía popular ante un desnudo. Las diferencias, las armas que utilizan para defenderse y liberarse. El Ángel Caído las alas del libre albedrío y el David la honda usada con la inteligencia del más débil. Ambas esculturas han marcado un hito en mi trayectoria como fotógrafo. La belleza, la libertad, la perfección platónica, el humanismo. Debo de confesar que la metáfora de mi relato ha desbordado la breve, aunque sabía idea final de un cuento.


ACADEMIA DE FLORENCIA












VERSIÓN POWER POINT

LOS 8 PLANOS DE MICHELANGELO BUONARROTI



domingo, 19 de mayo de 2019

LA MIERDA HECHA ARTE

 HEMEROTECA "PÚBLICO"
Un artista pinta un retrato de Santiago Abascal con su propia mierda (la del artista)

Iñaki Berazaluce


“Una obra de mierda”, nunca mejor dicho. Es lo que ha salido de los pinceles del artista madrileño Le Frére: un retrato de Santiago Abascal, líder de la formación ultraderechista Vox, en el que utiliza sus propias heces a modo de pigmento. El cuadro podrá verse (y olerse, aunque el autor asegura que ya no huele) en la Feria de Arte Contemporáneo Efímera (FAC), que tendrá lugar en Cobeña el próximo sábado 25 de mayo, nada casualmente, jornada de reflexión de las elecciones municipales y europeas.

El escatológico retrato de Abascal pretende ser “una reflexión sobre el totalitarismo y las políticas que buscan la confrontación”, según Le Frére, que reconoce la influencia de Manzoni, el artista italiano que tuvo la genial idea de vender conservas con mierda de artista, su propia mierda, concretamente. En el caso que nos compete, la mierda del artista está compuesta de comida hindú, que es lo último que cenó Le Frere antes de expeler su pigmento monocromo (marrón): “Encima está hecha con mierda exótica, de cultura inmigrante. Creo que se cierra el círculo de una forma preciosa”.

La trayectoria artística de Le Frére siempre ha coqueteado con lo escatológico y la provocación. En 2015 empezó a sonar fuerte gracias a una serie de retratos de celebrities como Felipe VI, Albert Rivera, Cristiano Ronaldo o nuestro admirado Frank Marhuender, pintados en papel higiénico para poder limpiarte el culo con su cara. Ese mismo año subió la apuesta pintando un retrato de Franco con su propia sangre (700 ml) en una galería madrileña. De aquellas fuentes bebe esta nueva obra.



Iñaki Berazaluce


“La sangre con la que dibujé a Franco es la sangre de mis abuelos, muertos ambos en la posguerra, la misma que corre por mis venas”. 700 ml, casi tres cuartos de litros de su propia sangre, fueron empleadas por el artista madrileño Le Frére para pintar en directo un enorme retrato (2 x 1,5 metros) de Francisco Franco, el militar golpista que puso en marcha el “sangriento mecanismo que acabó con la muerte de mis abuelos”.

“La acción de dibujo tuvo lugar durante la clausura del evento ‘Cuerpo y Poder’, en el espacio de Fuencarral (Madrid), al que fui invitado a participar en mayo del 2015”, explica Le Frére desde su estudio en barrio de Lavapiés.

Editor: Pedro Taracena Gil