Páginas vistas en total

sábado, 10 de marzo de 2018

GALA DALÍ


El dolmen de Dalí

El autor diserta sobre la originalidad y los secretos de la plaza de Salvador Dalí

Madrid 
En la desierta plaza de Felipe II vi de lejos a una señora que –sin importarle el Sol quemante, el paso de más de un cuarto de hora y su ropa nada veraniega—miraba absorta la inmensa piedra sobre tres pilares que llaman dolmen y la rara escultura en bronce negro que se yergue a sus pies. Sus ojos iban de la incredulidad al azoro y del disgusto a cierta risa. Al acercarme, me dijo que no se explicaba cómo se sostenía la piedra aquélla sobre lo que llamaba tres palillosni qué estaría pensando Dalí al hacerle una estatua a su mujer, “¡si está clarísimo que se trata de un tío! Hay que mirar la palanquita que tiene entre piernas”.
La confusión es más o menos generalizada y se debe quizá a que la ubicación misma del adefesio se presta a enredos: se le llama oficialmente Plaza Salvador Dalí a esa franja abierta entre los edificios decimonónicos, reformados y modernos que en algún ayer formaban el pasillo de entrada para la antigua Plaza de Toros (donde hoy se levanta el Barclaycard Center, santuario de baloncesto y conciertos variados) y sí, nadie se explica que –a invitación de D. Enrique Tierno Galván—Salvador Dalí haya querido donar a la posteridad de la ciudad donde vivió de joven un dolmen como homenaje a las primeras estructuras izadas por el Hombre… y sí, se presta a confusión que sobre un pedestal en cubo, con las letras de G-A-L-A por los cuatro costados, no sea en realidad una escultura de homenaje a su mujer o a su nombre, sino al caballero Isaac Newton.
De allí la palanquita, le digo a la señora y añado que la esfera de bronce que pende de un hilo, delicadamente sostenido entre los dedos de la rara estatua, sea quizá un guiño a las leyes de la gravedad… y la señora me interrumpe a su madrileñísima manera para acotar: “Aquí, lo grave –grave de verdá—es que si esto es una estatua de un tío, le haya pegao en el pecho senos de mujé y en el cubo el nombre de su señora”. En el calor sofocante, se borra el espejismo de un hombre riéndose a carcajadas, con un gorro frigio y su bastón pintando el atardecer.



Fotos: Pedro Taracena Gil
























No hay comentarios:

Publicar un comentario